III Encuentro Murcia Romántica

III Encuentro Murcia Romántica

          Y llegó la hora de dar mi particular opinión acerca del III encuentro Murcia Romántica...

          Fue de los pocos eventos que he podido asistir viernes y sábado, así que pude disfrutar del fin de semana al completo. Reconozco que me vine con la sensación de habérmelo pasado en grande y casi que me hubiese quedado unos días más... je, je.

          Mis mayores felicitaciones a las organizadoras. Aeryn, Alba, Judith y Ailina: chapeu para vosotras porque a mi juicio salió todo casi perfecto y a sabiendas del enorme trabajo que conlleva organizar un evento en este país. Lo habéis hecho genial. También reconocer el trabajo de las libreras y de toda aquella persona que ha hecho posible este evento, por supuesto.

          En términos generales las mesas me parecieron muy interesantes, unas más que otras, claro está, y además me gustó conocer a autoras y autores que no tenía el placer de conocer y escucharlos hablar de sus obras.

          Y empiezo por el viernes:

          En la primera mesa, la de escritores de la región de Murcia, me encontré con autoras que hacía tiempo que no veía como Lola Gutiérrez (me encanta esta mujer por su forma de hablar con sentido común, clarito y sin pelos en la lengua) y fue muy interesante conocer las obras de Judit, Cristina, Fuensanta y Óscar. Moderó Diana, del blog DiaLectura.

          En la segunda mesa tuve el placer de escuchar a Leo y a Anne y de conocer a Lory, Amber, Altea y Caridad. Hubo una mezcla de veteranía y novedad que hizo de la mesa algo muy interesante, y buena prueba fue el debate que consiguió integrar a buena parte del público. Fue Andrea López, del blog Books Butterfly, la encargada de moderar esta mesa.

          El sábado dio todavía más de sí...

          Comenzó la mañana con la intervención de la madrina del evento: María Martínez. Reconozco que aún no he leído nada de ella, pero todo lo que nos contó logró convencerme para que la lea, y, de hecho, ya he comenzado a leer el libro que nos recomendó para comenzar a ser lector de ella. Bravo, María, y genial Judith en la conducción de la mesa.

          La segunda mesa de la mañana, la que moderó Minny, mi princesita, fue la mar de interesante, y el debate que se inició acerca de los audiolibros fue tan intenso que seguramente nos habríamos pasado el resto del día hablando del tema, je, je. Fue un placer escuchar a Alexandra, Ana, Mar, Tessa y Alejandra.

          La mesa de antes del almuerzo también resultó interesante, aunque se centró casi exclusivamente en el tema de que no todo vale a la hora de publicar literatura juvenil. Las autoras participantes, Candela, Marisa, Desireé, Moruena y Haimi, expusieron muy bien el peligro que hoy en día se corre con cierta literatura que llega a los más jóvenes sin que posiblemente sea la edad más adecuada para esa lectura. Gran moderación de Mariola, por cierto.

          Después del almuerzo vino el plato fuerte... je, je.

          Era evidente que la primera mesa de la tarde daría que hablar y ofrecería mucho juego por las experiencias que he vivido en eventos recientes, y sí, así fue. En la mesa se reunieron José, Anna y David, Sofía, Antonio Jesús y Bela. La mesa la moderó de forma genial Chary Ca.

          Fue una mesa controvertida que acabó implicando a prácticamente todo el público. Se querrá ver o no, darle más o menos importancia, pero es un hecho que el camino que el hombre ha de recorrer en la literatura romántica no es ni va a ser fácil. No creo que, como se preguntó, el hombre represente una amenaza para las autoras en este género, de hecho, nadie, seas hombre o mujer, debe representar una amenaza para nadie, pero ni este ni en otro género.

          El caso es cada vez que un autor de romántica habla de la discriminación que sufren los hombres en este género literario se toma como un ataque a las mujeres y se cae en el error de contestar que en otros géneros ocurre, al contrario. Y es cierto que en géneros como la novela negra hay marginación por ser autora, y es obvio que es otra raíz más del machismo, pero entonces, ¿al contrario qué es?

          Imaginen por un momento que un evento literario un editor de una reconocida editorial de novela negra suelta que no cogen manuscritos de mujeres porque ellas no saben escribir de esos temas. ¿Qué pasaría? Eso, pero a la inversa, ocurrió en un evento no muy lejano. Imaginen cómo me sentó: como una patada en los...

          No es bueno generalizar, y quiero creer que la mayoría de las autoras y autores piensan como yo: escribimos porque nos gusta y escribimos lo que queremos contar en ese momento; todo lo demás no importa.

          Arlette Geneve fue la encargada de moderar la mesa de apoyo a autores. Asensio, María, Raúl, Yolanda y Anabel, nos hablaron de las distintas formas que existen para apoyar a los autores, desde editoriales hasta asociaciones, pasando cómo no, por los blogs. Esta vez el debate con el público se centró en el papel de las blogueras, no siempre tan reconocida su labor, pero tan necesarias en este mundo.

          A veces tendemos a demonizar los blogs, pero lo cierto es que a veces chocan el ego que todo escritor lleva dentro con alguna reseña bloguera. Está claro que cada escritor o escritora es hijo/a de su madre, pero también los blogueros deben tener mucho tacto y medir muy bien sus palabras a la hora de hacer una reseña no tan positiva. Hay formas y formas de decir las cosas, ya me entienden.

          En la última mesa del evento, moderada por Eva Gil, tuvimos a García de Saura, (tan natural como ella misma), Rosa, Rolly, Patricia, Elena, Alexandra y Gina, que nos hablaron de sus obras.

          Como veis fue un encuentro muy, muy, pero que muy entretenido y que dio muchísimo juego.

          Solo quiero añadir que hubo sorteos, que me vine con unos cuantos libros, que fue genial hablar con tanta gente, y que el ratito post-evento fue el colofón perfecto a día y medio de "intensidad literaria". Fue un placer conocer un poquito el lado más humano de José C. Gimeno, de Aeryn Anders, de Chary Ca, de Alba Cayuelas, de Yolanda Barambio y de Sofia Rhei. Sois geniales y un servidor aprendió mucho de y con vosotros.

          Y hasta aquí llego. Habrá a quien le guste mi visión del evento y habrá quien no la comparta, pero eso, señoras y señores, es lo más bonito y emocionante de este jodido mundillo literario... ¡¡A leer y punto!!

                                                                                                                       Fran Cazorla


Deja tu comentario

Sí, seguro que me encantará conocer tu opinión...