La "NO" Feria...
del libro antiguo y de ocasión

La NO feria

Lo que pudo SER y no quisieron que FUESE...

La NO Feria del Libro Antiguo y de Ocasión.

Una vez más me siento frente al ordenador para teclear mi indignación, tal vez decepción, con este mundo donde priman demasiadas cosas sobre la cultura, y más en concreto, sobre la literatura.

Comenzare haciendo referencia al ya presentado "Programa del otoño cultural" de la capital, ese que orgullosa mostraba nuestra concejala de cultura hace unos semanas. No estuve presente en ese "solemne" acto, y no sé si alguien de los asistentes le preguntaría a Ana María Labella el porqué de que en las más de 50 actividades, apenas hubiese nada que tuviera que ver con libros, escritores, o lectores.

En más de una ocasión me he preguntado qué significa la palabra CULTURA para nuestra concejalía respectiva. Ya me lo preguntaba cuando nuestro querido señor alcalde era el encargado de tan noble cartera, y sigo preguntándomelo hoy también.

Sea como sea, es como si todo lo que tenga que ver con libros no sea cultura para esta ciudad. Y digo "esta ciudad" porque en otros pueblos de la provincia se desviven por los actos literarios. Para muestra un botón: Bravo a El Ejido por traer a un grande de la literatura nacional como Santiago Posteguillo.

¿Y te preguntarás a qué viene todo esto? Pues simplemente porque en el mencionado programa del "Otoño cultural" podría haber aparecido un epígrafe que dijera "Feria del libro antiguo y de ocasión 2016", una actividad que hace más de una década que no se realiza y que queríamos rescatar.

Pero no, no será, y no lo será porque al ayuntamiento, a la concejalía de cultura, a sus asesores, técnicos, o a saber quién, no les interesa. Se les dio el proyecto con casi todo hecho, tanto que lo único que tenía que hacer el consistorio era dar el correspondiente permiso de ocupación de la vía pública (La Rambla) y el acceso a una toma de corriente. Nada más, porque de la organización, la programación, la colocación de los stands, el contacto con libreros de antiguo en toda España, la cartelería y la publicidad, etc, nos encargábamos nosotros.

Pero tristemente, ni así. Después de esperar dos meses para que contestaran, su respuesta es dar en un principio el visto bueno, pero sólo si son 10 días de feria. Ni uno más. Consecuencia: Los libreros que debían venir hacen cuentas y no les sale rentable desplazarse a Almería. Ya no hay feria.

¿Y dónde está el problema me pregunto yo? ¿Importa para el ayuntamiento que sean 10 días y no 17, en un lugar y una fecha que están libres? El esfuerzo para el consistorio es el mismo, imagino. Y digo imagino porque todavía no han sido capaces de darme una explicación coherente.

Daré esta batalla por perdida, pero seguiré luchando por sacar adelante otros proyectos que tienen la literatura como factor importante. Alguno que otro me ha comentado que el problema es que no soy un personaje relevante, ni tengo "amigos" donde hay que tenerlos. Coincido en que no soy nadie por ahora, pero no en lo de los amigos, porque aunque los tengo prefiero hacer las cosas como se debe, con ilusión, con humildad y con sentido común.

Luchemos por la cultura, porque los que deberían facilitarla, no están por la labor. Debe ser que no les interesa o no pueden sacar provecho.

Un abrazo.

Fran Cazorla, escritor.

Deja tu comentario