Escribir
Tiempo, constancia y consejos.

ESCRIBIR. TIEMPO, CONSTANCIA y otros consejos.

       Como cada mañana, después de leer la prensa local, mi instinto me hace coger un diario deportivo y echar un vistazo. No he podido evitar fijarme en una frase tan consabida como repetida en el mundo del fútbol: lo de ir "partido a partido" y relacionarla con el arte de escribir. ¿Qué a qué me refiero? Pues básicamente al proceso de escribir una novela y a algo tan importante como es sacar tiempo para escribir y constancia para hacerlo. Parecen dos aspectos sencillos, pero no lo son en absoluto.

       Vivimos en una época en la que el tiempo no sobra y generalmente hay que repartirlo entre trabajo, tareas del hogar, familia, y tantas otras cosas que nos absorben el día a día. Pero hay algo que es primordial, y es que por muy cargada que esté nuestra agenda, siempre podemos sacar un hueco para lo que queremos. Claro, si realmente queremos. Porque escribir lleva tiempo, pero hay un abismo entre tomar tiempo para escribir y aprovechar el tiempo para escribir. Seamos de los segundos.

       Fue el conocido John Grisham el que una vez dijo: No tengo tiempo para escribir. Pero creo que puedo hacerme un hueco si rasco un poco de una actividad u otra. Sé que va a ser un poco lento, pero no me preocupa. No estoy apurado.

       Y es cierto, si de verdad queremos, sacaremos ese ratito cada día para ponernos a escribir. Tan sólo hay que poner la tarea ESCRIBIR entre las importantes del día.

       Piénsalo. Siempre será mejor ponerte a escribir en pequeños ratitos, más o menos organizados y regulares, durante todos los días, que una maratón de escritura el fin de semana. ¿Por qué? Pues entre otras razones, porque así se mantiene fresca la historia en nuestra cabeza, y también porque es un buen ejercicio para nuestra creatividad.

       Hasta aquí todos de acuerdo, ¿no? Ahora bien, de dónde sacar ese ratito, esa media hora al día. Tenemos varias opciones:

- Se lo quitamos al tiempo de ver la tele. A mí, personalmente no me gusta demasiado porque la mayoría de veces uso la caja tonta para eso mismo, para olvidarme de todo y como anti-estresante (de ahí que sólo vea deportes, cine y programas de humor)

- Retrasar el momento de meternos en la cama. Tampoco me agrada, y es que, en mi caso, la jornada se hace eterna y acaba uno demasiado cansado como para escribir algo medianamente decente.

- Escribir por la mañana. Es una buena opción levantarse un rato antes para escribir. Con un buen café se puede hacer más llevadero. Alguna que otra vez lo he hecho, la verdad.

- El rato del café de la tarde. Mi preferida, ese momento entre la sobremesa y el momento de volver al trabajo. Aquí es donde más cómodo me siento, y si es una buena cafetería, mejor que mejor.

       Y una vez sacado el tiempo para escribir, llega el turno de la constancia y la regularidad. Parece fácil, pero en la fabricación de una novela es de vital importancia, porque pasaremos por varias fases negativas que pondrán en peligro que nuestra historia llegue a buen puerto.

       Una novela es un proyecto a largo plazo (de ahí lo de partido a partido, es como luchar por ganar la liga) y tarde o temprano llegará una fase de dudas. Todos nos hemos dicho alguna vez eso de esta historia es muy simple, se parece a esta novela, aburre, está llena de tópicos, no va a gustar a nadie, no la leería ni yo... Es inevitable, créeme, lo difícil es darse cuenta de que uno ha entrado en esta fase.

       Es entonces cuando nos entran ganas de aparcar la historia, de guardarla en el cajón, de retirarnos de esa lucha por conseguir nuestros sueños. Pues no, cuanto antes aceptes que es parte del proceso, que ya deberías esperar que te iba a suceder, mejor. Es sencillo, tan sólo has de cambiar el chip, olvidar de que escribes la «gran obra maestra», y centrarte en «escribir y terminar tu novela». Simplemente, pasar a la etapa siguiente.

       Como he dicho, una novela es un esfuerzo a largo plazo, y lo más seguro es que cuando tengas el primer borrador terminado, te volverán las dudas de antes: esto es un bodrio, mejor quemarlo, no vale nada... Piensa que vuelve a ser parte del proceso. Asúmelo y sigue, al final verás el resultado. Piensa que no se puede juzgar una cosa hasta que no está acabada.

       En definitiva, recuerda que para llegar a buen puerto a la hora de escribir una novela, tan importante como sacar tiempo de donde sea para escribir de forma regular, es hacerlo con toda la motivación posible. Una cosa complementa a la otra y viceversa. 

Saludos.

Fran Cazorla, escritor.

Deja tu comentario... Será un placer charlar contigo... ¡Gracias!

Comenta, critica, sugiere... Tus impresiones son bienvenidas.

.